Estuario lanza proyecto de Agua Segura

El proyecto es uno de transformación y revitalización social y económica a través del acceso a agua potable.

Loíza, Puerto Rico – Con el propósito de dar continuidad a los trabajos del Estuario de la Bahía de San Juan (Estuario), brindar agua potable y apoyo comunitario a las comunidades del Este de Puerto Rico, se lanzó hoy el proyecto Agua Segura. Así lo anunció la directora ejecutiva del Estuario, Brenda Torres. Este proyecto busca apoderar a las comunidades sobre la calidad del agua en sus entornos, proveer agua potable y crear infraestructura verde para amortiguar el impacto adverso que tiene el cambio climático en áreas vulnerables. Las primeras comunidades beneficiadas se encuentran en los municipios de Humacao, Loíza y Vieques y es subvencionado por Unidos por Puerto Rico. El anuncio se realizó en El Ancón en Loíza, parte de las comunidades revitalizadas por este proyecto.

“Me honro en liderar el lanzamiento de Agua Segura como modelo de integración intersectorial para lograr la resiliencia en comunidades vulnerables. A través de una gota de agua limpia hemos unido a un pueblo en tres municipios distintos, Humacao, Vieques y aquí en Loíza. Agua Segura es un proyecto que se lleva a cabo de manera comprensiva y en estrecha colaboración con entidades y líderes locales. La distribución del agua es uno de los elementos del proyecto y el indicador superior. Sin embargo, el fin detrás de Agua Segura es el apoderamiento, explicó Brenda Torres. “Si en contextos de emergencias ante desastres naturales las personas en comunidades vulnerables pueden manejar estos protocolos de calidad de agua por su cuenta y proveer alivio de manera eficiente a los necesitados, entonces podemos decir, sin lugar a dudas, que hemos fortalecido a estas comunidades y las hemos apoyado a alcanzar un nivel de resiliencia óptimo. Nosotros apostamos a esto a través de Agua Limpia”, añadió Torres.

El Estuario colabora con al menos una entidad local en cada comunidad, ofrece currículos y educa sobre la calidad del agua y ambiental, identifica áreas de oportunidad para establecer infraestructura verde para el manejo de escorrentías y lleva a cabo monitoreos en cuerpos de agua aledaños. Todos estos elementos son necesarios para lograr crear conciencia, desarrollar capacidad en estas comunidades vulnerables y contar con una población saludable con acceso al agua segura. El Programa del Estuario replicará este modelo en otros lugares, según sea necesario.

Los componentes de Agua Segura son:
1. Obtener y filtrar agua para la districución de agua potable
2. Infraestructura verde en áreas vulnerables.
3. Apoderamiento comunitario y educación ambiental.

“El Programa de Educación Comunal de Entrega y Servicio (P.E.C.E.S., Inc.), celebra la capacidad de juntarnos y hacer proyectos colaborativos de aprendizaje mutuo. El Proyecto Colaborativo ha traído entre otros beneficios, una planta desalinizadora, capacitación para los estudiantes de la escuela Superior en el uso de la planta y medición de calidad de agua. Su tercer componente, Aula Verde fue un proceso de diseño participativo por los estudiantes de la Escuela Superior donde estos visionan y construyen un espacio para el presente y la posteridad. El legado que deja este proyecto colaborativo es de gran importancia y sienta las bases de proyectos futuros que aporten a un mejor entorno comunitario y a su vez un mejor Puerto Rico”, expresó Carlos Vázquez Rosario, vicepresidente ejecutivo Operaciones, Proyecto P.E.C.E.S., Inc.

“Este proyecto es la semilla de un proyecto mucho más grande por los Loíceños, desde Loíza y para el mundo. El proyecto consiste en la conservación del Sitio Histórico El Ancón que fue y es la entrada natural a Loíza, ciudad de las tradiciones puertorriqueñas. El Estuario ha hecho posible que un proyecto “grassroots” de la comunidad sea posible al reconocer su valor histórico, natural, ambiental y social. El Ancón se convertirá en la incubadora de negocios de autogestión de jóvenes loíceños que aman las tradiciones loíceñas y el Río Grande de Loíza”, manifestó Estelí Capote, arquitecta Colectivo El Ancón.

“Se nos presentó el proyecto Agua Segura en el Fideicomiso de Conservación e Historia de Vieques y nos pareció pertinente presentar el mismo a la comunidad Viequense. Hemos aprovechado la actividad Junte por Vieques y el programa de verano MANTA del Fideicomiso, para que el público de todas las edades vea el proceso de la máquina desalinizadora y pruebe el agua. Vivo en Vieques y soy superviviente de dos desastres, Hugo y María; en ambas ocasiones perdí mi hogar y pertenencias. Sé que la seguridad de tener agua potable y alimentos se convierten en prioridad. Por eso, tanto Agua Segura, como el huerto comunitario en Verde Vieques, son ejemplos de a donde debemos dirigirnos, no sólo en temporada de huracanes, sino todos los días. Debemos ser autosuficientes y estar siempre listos para una emergencia”, expresó Airamzul Cabral Guadalupe, directora del Laboratorio Elizabeth C. Langhorne, Fideicomiso de Conservación e Historia de Vieques.

Tags: