Desechos Acuáticos

Los desechos acuáticos son los desperdicios, tanto sólidos como líquidos, que corren por el alcantarillado pluvial (incluye alcantarillas y cunetas). Muchos de esos desperdicios llegan directamente sin recibir tratamiento alguno.  Ejemplo de desperdicios líquidos son los detergentes usados para limpiar marquesinas, cunetas, talleres de mecánica, etc.  Lamentablemente, el responsable de generar estos desperdicios ―de manera desmedida y sin su correcta gestión― es el ser humano.

El 80% de las fuentes de contaminación más comunes son producto de las actividades en tierra. El restante 20% se deben a actividades generadas en agua por cruceros y otras embarcaciones.

 

El alcantarillado

El alcantarillado es una estructura creada para recoger el agua de la lluvia y evitar inundaciones. A diferencia de lo que ocurre con el sistema sanitario, el agua que pasa por el alcantarillado no es tratada. El alcantarillado está conectado a un cuerpo de agua por lo cual todo lo que llega a una alcantarilla llega a un cuerpo de agua.

El sistema de alcantarilla es de jurisdicción municipal si el mismo ubica en las calles y avenidas pertenecientes al municipio.

Estrategias de manejo para minimizar y o eliminar estas fuentes de contaminación

Las siguientes son algunas de las estrategias para el manejo, minimización y o eliminación de desechos acuáticos:

  • educación,
  • eliminación en su fuente,
  • facilidades de disposición,
  • mantenimiento del sistema de alcantarillado pluvial,
  • fiscalización y regulaciones, y
  • protocolos de limpiezas.

Como ciudadanos responsables, conscientes y comprometidos con el medioambiente, podemos hacer lo que, a continuación recomendamos:

  • evitar la generación desmedida de desperdicios;
  • manejar correctamente la gestión de los desperdicios;
  • reciclar la mayor cantidad de materiales;
  • evitar la contaminación y obstrucción de los sistemas de alcantarillado pluvial;
  • mantener de forma adecuada los sistemas de alcantarillado;
  • empoderar a las comunidades;
  • adoptar sistemas de alcantarillados y cuerpos de agua;
  • integrarnos a proyectos e iniciativas comunitarias;
  • hacer limpiezas comunitarias.

Las estrategias del PEBSJ para el manejo de desperdicios y contaminantes que afectan las aguas del Estuario.

La disposición adecuada de los residuos sólidos sigue siendo uno de los problemas principales de contaminación en la cuenca del EBSJ.  Por tal razón, el Proyecto del Estuario de la Bahía de San Juan busca disminuir la cantidad de contaminantes sanitarios que llegan a las aguas estuarinas, a fin de mejorar la calidad de su medioambiente.

El Proyecto de Reducción y Prevención de Contaminación está dirigido al público en general.  Sin embargo, hace especial énfasis en las marinas, villas pesqueras y clubes náuticos, pues son los que más contaminación generan.  Por ejemplo:

  • En las marinas, cada embarcación genera desperdicios líquidos (aguas usadas) y sólidos.
  • En las villas pesqueras, aparte de la basura corriente, los hilos de pescar son parte de los desechos.
  • En los clubes náuticos la basura la generan empleados, visitantes y operadores de embarcaciones.

Urge, por lo tanto, que en todos ellos se manejen adecuadamente todos los desperdicios.

Es importante puntualizar que las descargas sanitarias provenientes de embarcaciones son una violación a los estándares de calidad de agua establecidos por la Junta de Calidad Ambiental para aguas superficiales y sistemas acuáticos en Puerto Rico.

El PEBSJ se enfocará en las siguientes acciones:

Limpiezas terrestres y acuáticas –  Estas permiten la relación, entendimiento, compromiso y concienciación del problema de la basura a través de las actividades y sistemas de alcantarillado pluvial.

Campaña de reciclaje de aceite –  Enfatizará en la disminución, correcta gestión y reciclaje de aceites usados en la comunidad de Condado.  El objetivo es eliminar y evitar el manejo incorrecto de aceites a través del sistema de alcantarillado pluvial y sanitario.